La CNMC avala el “intrusismo” de las VTC en transporte de mercancías

imagen

La Comisión Nacional de la Competencia ha elaborado un Informe en el que avala dicha actividad al considerar que los vehículos de turismo pueden dedicarse al reparto de pequeñas mercancías

El pasado mes de  abril de 2020, en pleno auge de la primera ola de la   pandemia,   Cabify anunció su entrada en el envío de paquetes con el fin de compensar la caída de actividad que registraba el servicio a viajeros desde la declaración del estado de alarma y las restricciones de movilidad de los ciudadanos.

Sin embargo, una semana después tuvo que cesar este servicio para atender a un requerimiento hecho por la Consejería de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid al no contar con los requisitos establecidos para la intermediación en el transporte de mercancías por carretera.

Sin embargo, ahora  las VTC acaban de encontrar amparo a esta práctica de intrusismo profesional,  como es el transporte de mercancías en vehículos turismo y por empresas que no cuentan con los requisitos exigidos para ejercer esta actividad, de la mano de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).  En un reciente informe, el regulador viene a validar la decisión que tomó Cabify durante el confinamiento estricto de marzo y abril del año pasado de lanzar un servicio de envío de pequeñas mercancías. Competencia  viene a decirle  a la Comunidad de Madrid la  resolución que adoptó en su momento, prohibiendo este servicio por parte de Cabify fue  "innecesaria y desproporcionada", al menos para el envío realizado en maleteros de turismos de menos de dos toneladas de Masa Máxima Autorizada (MMA).

El argumento que esgrime la CNMC es  que la normativa sectorial de transporte excluye la necesidad de autorización para el transporte de pequeñas mercancías en vehículos de MMA no superior a 2 toneladas.

“Por otro lado-afirma la CNMC- la interpretación de que los vehículos adscritos a la actividad de VTC deban emplearse exclusivamente para el transporte de viajeros, sin que puedan efectuar el transporte de pequeñas mercancías, no sería conforme con la Ley General de Unidad de Mercado, al considerarse innecesaria y desproporcionada”.

Concluye este alegato  asegurando que “el uso del compartimento específico de carga de los vehículos de turismo permitiría realizar la actividad con seguridad, de modo que tales vehículos serían adecuados a los fines del transporte descrito”.

 

Un acto de intrusismo

La contestación no ha tardado en llegar y desde la Asociación  de Transportistas Autónomos, (ATA) critican lo que califican como un acto de  “intrusismo”, independientemente de que legalmente pudieran realizar ese servicio. Así, Antonio Villaverde, presidente de ATA,  tras asegurar que posiblemente será un tema a tratar en el Comité Regional Madrileño de Transportes, (del que forma parte), afirma que no es la primera vez que la Comisión de la Competencia “hace y deshace a su antojo, sin mirar las consecuencias que sus resoluciones pueden tener en un colectivo determinado”. “Por esa misma regla de tres-asegura Villaverde- a nuestras furgonetas de transporte de mercancías, podríamos ponerle asientos y llevar a pasajeros, en un claro acto de intrusismo”.  En su opinión “un vehículo turismo  está concebido para  llevar pasajeros y como mucho equipajes, pero no paquetes, aunque se trate, como en este caso de vehículos que cuentan con autorización VTC de servicio público”.

Más inforación sobre transporte por carretera

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

OFERTAS DE EMPLEO

 

MERCADO V.O

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES