Las flotas de transporte afrontan los próximos meses con enorme Incertidumbre

imagen

El incremento en los precios del combustible, la falta de conductores profesionales y la necesidad de cumplir con las exigencias de los clientes son las principales preocupaciones de los gestores de flotas para los próximos meses, según un estudio de la compañía a más de 1.500 profesionales.

Solera, compañía global para la gestión del ciclo de vida de vehículos, ha hecho público un estudio llevado a cabo entre más de 1.500 profesionales del sector que confirma que los gestores de flotas se están enfrentando a una época de costes crecientes y reducción de personal que se espera que empeore este próximo invierno y aún más durante 2023, un año al que la compañía ya ha tildado de uno de los más complejos hasta la fecha.

De la encuesta se deriva que los costes del combustible se sitúan como el desafío principal (59 %) de los responsables de flotas al que se enfrentarán en 2023. La situación preocupa aún más (66 %) a los responsables de entregas de última milla, ya que para estos operadores el combustible supone un mayor porcentaje de costes. Tres de cada cuatro (76 %) profesionales alerta de que los costes en combustible se han incrementado notablemente en los últimos seis meses y se espera que el precio del petróleo sea aún mayor el próximo año.

Además, casi uno de cada cuatro (22 %) decisores en la industria muestra una importante inquietud sobre el impacto que puede causar en su organización una recesión en 2023. En este sentido, son los gestores de flotas españoles los más preocupados del continente: uno de cada tres (33 %), seguidos del 29 % de los colegas portugueses y del 28 % de los austríacos.

Entre las mayores preocupaciones se sitúa también la falta de conductores profesionales, sobre todo en Austria (35 %), Alemania (33%) y Reino Unido (30 %). Sin embargo, a pesar del problema que genera la reducción de conductores, un tercio de los responsables de flotas admite que los niveles de satisfacción de los conductores han crecido en los últimos seis meses, lo que prueba la eficacia de los programas de experiencia mejorada de conducción que están llevando a cabo.

Las flotas vivieron una época delicada durante la pandemia, pero los clientes continúan elevando sus exigencias, tal y como muestra también el estudio de Solera: el 79 % de los gestores indicó que necesitan incrementar la velocidad y la eficiencia de sus entregas para poder mantener los niveles de satisfacción de sus clientes. El 60 % también admite que el volumen de entregas también creció por encima de lo esperado en los últimos seis meses.

La tecnología, al rescate de las flotas de vehículos

Las flotas que aprovechan los datos para obtener análisis en tiempo real han demostrado las ventajas que aporta la tecnología al negocio: desde las mejoras en planificación de rutas hasta una experiencia avanzada y una seguridad reforzada para los conductores, sin olvidar los incrementos en eficiencia y productividad. El 48 % de los profesionales encuestados así lo admite y creen que una plataforma única de gestión con toda la información es clave. También exigen a sus respectivas compañías que inviertan en tecnologías para mejorar la eficiencia en la entrega (35 %) o que reduzcan los conflictos y litigios (32 %). Tan sólo dos de cada cien creen que la tecnología no aporta nada positivo al negocio.

Más información sobre Transporte por carretera

 

 

Es necesario registrarse para comentar.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

SÍGUENOS EN REDES