Los tramos han sido elegidos según el alto nivel de peligrosidad tomando en cuenta el número y la gravedad de los accidentes producidos y la velocidad media detectada.

1.500 tramos de vías secundarias han sido catalogadas por la Dirección General de Tráfico como tramos de especial peligrosidad. El organismo publica en su página web la ubicación para poner de conocimiento y prevenir a todos los conductores a quienes les piden extremar la precaución y cumplir los límites de velocidad estipulados. Es precisamente la velocidad uno de los factores que registra mayor siniestralidad y un factor determinante en la gravedad de accidente.  

En estas carreteras se producen el 80% de los accidentes con víctimas, “por esa razón se intensificará la vigilancia mediante radares móviles, o el Plan integral de Vigilancia que se puso en marcha en diciembre del pasado año y que tan buenos resultados arrojó”, explica la DGT en una nota de prensa a los medios.

Continuando con la campaña informativa y divulgativa, la Dirección General de Tráfico hace público estos 1.500 tramos en los que se incrementará la vigilancia con radares móviles, que además serán visibles para los conductores puesto que “el objetivo es prevenir no denunciar”. La DGT señala que esta información está disponible también para los proveedores de navegadores y debería incluirse en sus aplicaciones.

Los límites de velocidad genéricos en vías convencionales, es decir, aquellas que solo disponen de un carril por sentido sin separación física entre ellos, es de 100 km/h si existe un arcén de al menos 1´5 metros y de  90 km/h si el arcén es más reducido (para furgonetas el límite es de 90 km/h y 80 km/h y para camiones y furgones el límite es 80 km/h y 70 km/h respectivamente).

La puesta en marcha de este dispositivo coincide con la operación salida que comienza este viernes.

Artículos relacionados

Últimos artículos