Estos sensores complementan a las ocho estaciones meteorológicas en funcionamiento, mejorando el sistema de predicción para poder actuar antes de que el hielo llegue a crear peligro en la calzada.

 

Así, se ha confeccionado un mapa térmico de la red principal de carreteras para identificar los puntos más sensibles a las heladas. A partir de los tres grados, los sensores se activan y avisan de la posible aparición de hielo en la vía, lo que nos permite actuar con rapidez y echar sal en esa zona antes de que la placa de hielo se genere.

"El hielo es más difícil que la nieve. La nieve se combate bien con la salmuera. El hielo es un enemigo en el tráfico y la circulación y tener esos sensores que permitan una conducción más adecuada es un avance que vamos a ver cuándo funciona y esperamos que nos den buenos resultados", ha indicado.

Por su parte, la Consejera de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, ha afirmado que el Plan de Protección Civil ante Inclemencias Invernales está preparado para casos de grandes nevadas y temperaturas extremadamente bajas o que afecten de manera negativa a la población, tales como aislamientos de núcleos de población, personas con riesgo de congelación, averías en la red de agua y gas, o interrupción de comunicaciones o del tráfico.

"Tenemos a disposición de los madrileños un plan de Protección Ciudadana muy especialmente pensado para las inclemencias invernales. El 112 y los Bomberos están preparando las 24 horas del día y los 365 del año para acudir al rescate o cualquier inclemencia que se pueda producir", ha agregado.

Un total de 56 quitanieves

Para esta campaña, la Comunidad de Madrid dispone de 56 vehículos, provistos de cuña y esparcidor de sal. Además, todas las quitanieves que circulan por la región están dotadas de GPS para aumentar la seguridad laboral de los trabajadores que participan en esta campaña, ya que esta tecnología permite controlar en todo momento la posición del vehículo, los kilómetros que ha recorrido y la cantidad de sal que ha esparcido cada día, ha destacado Beteta.

En cuanto a la sal, esta campaña se incrementa un 10,3 por ciento el número de toneladas, pasando de las 4.625 toneladas a las 5.100 toneladas. Los silos de sal han aumentado un 36,8 por ciento --pasando de 19 a 26--, se mantienen el número de plantas de salmuera (cinco) y naves de acopio de sal (trece). Igualmente, 260 profesionales velarán por la conservación de las carreteras madrileña, según datos de la Consejería.

No obstante, a pesar de todos estos medios, Beteta ha afirmado que los conductores son "corresponsables" también del éxito del viaje. "La Administración pone los medios, mejoramos las carreteras, garantizamos que haya una conservación adecuada y luchamos contra las inclemencias invernales, pero no podemos sustituir el juicio sensato del conductor y el cumplimiento exacto y eficaz de todas las normas de tráfico", ha manifestado.

Artículos relacionados

Últimos artículos