El Gobierno regional analiza esta solución para varios corredores como la M-45, gestionados bajo el modelo de peaje en sombra. El ahorro para las arcas públicas rondaría los 100 millones anuales.

En un esfuerzo por cuadrar las cuentas autonómicas, la Comunidad de Madrid ya está barajando cobrar a los viajeros por el uso de algunas carreteras de gran capacidad que actualmente son gratuitas. El Ejecutivo autonómico trabaja en una modalidad de pago conocida como peaje blando, por la que una parte de la tarifa la paga el usuario y de la otra se hace cargo la Administración.
En este sentido, el consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, aseguró el pasado martes a la posibilidad de que se pueda cobrar por el uso de autovías en la región, reconociendo que se "están estudiando posibilidades en la gestión" de las infraestructuras madrileñas sin que, de momento, haya "ninguna decisión tomada" según las declaraciones recogidas por Europa Press.
"El sistema que ha funcionado hasta ahora es el de los peajes en sombra y estamos estudiando qué sistema es el que mejor se adapta, pero no hay ningún tipo de decisión tomada", destacó Mangalno tras presentar los datos de la economía madrileña correspondientes al año 2011. Manglano ha señalado que la Consejería de Transportes, como el resto de las área del Gobierno regional, "está estudiando cómo mejorar la gestión y cómo tener una gestión lo más eficaz y ajustada posible a los tiempos" que corren.

Artículos relacionados

Últimos artículos

empleo autonomosenruta
soy-autonomo
SUSCRÍBETE A LA REVISTA