Se trata de la cuarta concesionaria de vías de pago que se acoge a la antigua suspensión de pagos, después de la Madrid-Toledo, y las radiales de Madrid R-54, R-3 y R-5

La autopista de peaje AP-36 Ocaña-La Roda ha solicitado el concurso voluntario de acreedores con una deuda de unos 500 millones de euros, según informó la sociedad concesionaria.

Se trata de la cuarta concesionaria de vías de pago que se acoge a la antigua suspensión de pagos, después de la Madrid-Toledo, y las radiales de Madrid R-54, R-3 y R-5. Además, la autopista Cartagena-Vera solicitó el preconcurso.

Todas forman parte del grupo de nueve autopistas que afrontan un riesgo de insolvencia por el sobrecoste de expropiaciones que registraron durante su construcción y la caída de los tráficos derivados de la crisis.

La sociedad concesionaria de la vía de pago que une Ocaña (Toledo) y La Roda (Albacete) está controlada porFerrovial, que cuenta con una participación del 55%, Sacyr, con un 40% y la antigua Kutxa, con otro 5%.

En su notificación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa indica que en la decisión de solicitar el concurso ha sido "relevante" el hecho de que las medidas de apoyo a la concesión anunciadas por el órgano contratante (el Ministerio de Fomento) "no han sido efectivamente implementadas".

Artículos relacionados

Últimos artículos