Son las últimas obras que restan para completar la A-8 a su paso por Cantabria y en las que se prevee una inversión de 239 millones de euros.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha visitado las obras de la autovía del Cantábrico A-8 entre Solares y Torrelavega, que marchan a buen ritmo y que completan la autovía a su paso por Cantabria. Estos dos últimos tramos de la Autovía del Cantábrico estarán listos a "finales" de 2015 y serán los últimos de toda esta vía que atraviesa varias comunidades autónomas del Norte de España. La Ministra ha explicado que todos los tramos en obra de la A-8 estarán acabados este año, 2013, a excepción del tramo de Unquera-Pendueles, en la frontera entre Asturias y Cantabria, que estará listo en 2014, y los dos entre Solares y Torrelavega, que concluirá en 2015.

La puesta en servicio de este tramo supondrá una mejora para los usuarios de la A-67 entre Torrelavega y Santander, así como para los de la autovía S-10 de acceso por el Este a Santander, ya que los tráficos de largo de recorrido que actualmente eligen estas autovías para circular entre Bilbao y Asturias, o los usuarios de la autovía A-67 que no necesitan entrar a Santander, circularán por la nueva autovía A-8 como alternativa a la actual carretera N-634.

La circulación por la A-8 significará un incremento en la seguridad vial y comodidad en la conducción, además de un ahorro de tiempo en el recorrido con respecto a la actual carretera N-634, por donde pasan actualmente 13.000 vehículos diarios.

Las obras se dividen en dos tramos: Solares-La Encina y La Encina-Torrelavega. El presupuesto de los dos contratos de obra asciende a 201,07 millones de euros. Esta cantidad, sumada al coste de redacción de los proyectos y del estudio informativo, al importe de las expropiaciones y a las asistencias técnicas para el control y vigilancia de las obras, arroja una inversión total para los dos tramos de 239,23 millones de euros.

Artículos relacionados

Últimos artículos