El renting de vehículos para autónomos está ganando popularidad como una solución inteligente para aquellos que desean emprender sin la necesidad de poseer un coche propio o que necesitan renovar su vehículo de trabajo.

El trabajo autónomo es una opción laboral por la que cada vez se decantan más personas gracias a que ofrece una flexibilidad y libertad de la que no goza el empleo por cuenta ajena.

Sin embargo, la inversión en un vehículo para el desarrollo de tu actividad puede llegar a ser una barrera importante para algunos trabajadores por cuenta propia debido al gasto que supone comprar un vehículo propio.

Si tienes el espíritu emprendedor, pero no cuentas con un vehículo propio, no te preocupes, ¡hay ventajas de las que te puedes aprovechar gracias al renting! 

El coche, una herramienta indispensable para muchos autónomos

Existen muchos tipos de negocios que pueden necesitar uno o varios vehículos de distinta clase para llevar a cabo su actividad. Por ejemplo, los autónomos que trabajan en servicios de entrega, mensajería o transporte de mercancías necesitarán una furgoneta para moverse de un lugar a otro y entregar sus productos o servicios a los clientes.

Pero, además de aquellos trabajadores que utilizan su coche o furgoneta como elemento principal para desarrollar su actividad laboral, existen otros muchos autónomos que necesitan un vehículo para poder trabajar por la sencilla razón de que necesitan transportar su equipo y materiales de un lugar a otro, lo que hace que un vehículo, ya sea una camioneta o furgoneta, sea esencial para su negocio. Ejemplo de este tipo de profesionales serían los que trabajan en el sector de la construcción o la reparación, como electricistas, fontaneros o pintores.

¿Vehículo propio o servicio de renting?

No tener un vehículo propio y optar por adquirirlo a través de un servicio de renting para autónomos puede proporcionar a los autónomos dueños de negocios una mayor flexibilidad, estabilidad financiera y tranquilidad.

Si en lugar de gastar una suma considerable de dinero en comprar uno o varios coches o furgonetas para poder desarrollar la actividad laboral reduces la inversión utilizando una alternativa como el renting de vehículos para autónomos, podrás contar con un mayor control de gastos. Esto es posible gracias a que únicamente pagarás una cuota mensual donde se incluyen todos los gastos asociados al mantenimiento y reparación del vehículo.

Algunas empresas de renting como Northgate, ofrecen el servicio de renting flexible, que permite usar el vehículo hasta que el cliente desee finalizar el contrato, sin permanencias ni penalizaciones. Los contratos de renting suelen tener una duración fija, pero con esta modalidad, se puede disponer del vehículo sólo el tiempo que se necesite.

Gracias a esto, el autónomo puede cambiar de vehículo según sus necesidades sin comprometerse a largo plazo. Además, acceder a un vehículo a través de un servicio de renting permite al autónomo acceder a una amplia variedad de tipos de vehículos, lo que le permite elegir el más adecuado para lo que necesite su negocio en cada etapa del desarrollo del mismo.

Beneficios fiscales del renting

Los gastos asociados al renting se consideran una inversión empresarial, lo que significa que tanto las empresas como los autónomos pueden deducir hasta un 100% de las cuotas de renting en su declaración de impuestos, ya sea en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas) o en el IS (Impuesto sobre Sociedades), según corresponda. Por lo tanto, cualquier profesional que requiera un coche o furgoneta de renting para transportar personas, herramientas o mercancías de un lugar a otro puede beneficiarse de estos ahorros significativos con Hacienda. Además, esta ventaja fiscal también se aplica al IVA, el cual puede ser deducido en porcentajes que van del 50% al 100%.

Para poder aprovechar estas ventajas fiscales del renting, es fundamental poder demostrar que el uso del vehículo es una inversión esencial para el desarrollo de la actividad profesional y que su utilización tiene fines laborales, no personales. En otras palabras: si el vehículo en renting es fundamental para generar ingresos y no se utiliza para actividades ajenas al negocio, se puede deducir la cuota de renting. Para respaldar esta afirmación frente a Hacienda, será necesario presentar ciertos documentos, que pueden variar según el caso, como la factura del vehículo, registros de ingresos detallados, información contable específica, así como detalles territoriales y temporales de su uso.

Artículos relacionados

Últimos artículos