Según algunas asociaciones de transportistas catalanes supondrá en la práctica prohibir la circulación de más de la mitad de la flota de transporte de mercancías que actualmente presta sus servicios en la ciudad condal, mayoritariamente autónomos y pequeñas empresas familiares

 

MERCADO V.O

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES