El Parlamento Europeo aprueba un reglamento más ambicioso de red de carga para vehículos eléctricos

imagen

Pide que se establezca para 2026  una red de puntos de recarga cada 60 km, con potencias mínimas de 150 kW para el suministro de coches y de 350 kW para  camiones.

El pleno del Parlamento Europeo acaba de aprobar el Reglamento AFIR (siglas en inglés de Regulación de Infraestructuras de Combustibles Alternativos), en el que destaca una mayor ambición por parte de los eurodiputados que la que mostraron en junio los ministros de los Veintisiete en el Consejo.

La votación salió adelante con holgura, con 486 votos a favor, 65 en contra y 80 abstenciones y  se  concreta  en el compromiso de establecer una cobertura mínima de la infraestructura de recarga eléctrica que fija en 60 kilómetros la distancia máxima entre estaciones en ambos sentidos de la carretera, en 2026, además de que los puntos de recarga de acceso público destinados a vehículos ligeros tengan «suficiente potencia disponible». Importante también es que estos compromisos también son extensibles para camiones y autobuses.

Según recoge el texto aprobado, a finales de 2030 cada grupo de recarga que se monte    deberá tener una potencia disponible de al menos 600 kW e incluir al menos dos estaciones con una potencia individual de un mínimo de 150 kW.

En cuanto a los vehículos pesados, la cobertura de la red debe ser similar a la de los turismos,  es decir, un  minimo de una estación de recarga cada 60 km, solo en carreteras principales de la red TEN-T. Sin embargo,   los objetivos de potencia instalada se aumentan:  “A más tardar, el 31 de diciembre de 2025, cada grupo de recarga deberá ofrecer una potencia disponible de al menos 1.400 kW e incluir al menos una estación de recarga con una potencia disponible individual de al menos 350 kW”, detalla el texto, que amplía los objetivos para 2030 hasta los 3.500 kW y a dos estaciones de al menos 350 kW.

Además de las citadas cuotas, todos los países comunitarios tendrán la obligación de presentar su plan para alcanzar sus mínimos exigidos antes de 2024.  Otro aspecto clave es la simplificación del sistema de recarga, abogando por la accesibilidad a todas las marcas y facilidades para el pago, incluyendo el precio por kWh o kg.

Asimismo, la Unión Europea deberá crear un punto de acceso a información sobre disponibilidad, tiempos de espera y precios de la red para 2027.

También impulsa el hidrógeno

En cuanto al hidrógeno, los eurodiputados también han optado por su impulso, de manera que, antes del 31 de diciembre de 2030,  debería haber implantadas estaciones de repostaje de hidrógeno de acceso público con una capacidad mínima de dos toneladas al día y equipadas con al menos un dispensador de 700 bares, situadas a una distancia máxima de 150 kilómetros entre ellas.

«Se suministrará hidrógeno líquido en estaciones de repostaje de acceso público situadas a una distancia máxima de 450 kilómetros entre ellas», añade el texto. Asimismo, en cada país de la UE, antes del 31 de diciembre de 2030, deberá haber al menos una estación de repostaje de hidrógeno de acceso público en cada nodo urbano. «Se realizará un análisis de la mejor ubicación de dichas estaciones de repostaje, que tendrá en cuenta, en particular, su implantación en centros multimodales en los que puedan abastecer también a otros modos de transporte», agrega el documento que será votado este miércoles en el Parlamento Europeo.

 

 

Una vez que  Parlamento y Consejo han adoptado su postura ante la propuesta que la Comisión Europea realizó en el marco del paquete de medidas Fit for 55, las partes encaran ahora los trílogos para su entrada en vigor definitiva. Esta supondría la creación de una nueva Regulación y la derogación de la Directiva 2014/94/EU relativa al despliegue de infraestructuras de combustibles alternativos.

Más inforamción sobre Transporte por Carretera

 

 

 

Es necesario registrarse para comentar.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

SÍGUENOS EN REDES