El Parlamento Europeo aprueba la ampliación del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS II) al transporte por carretera

imagen

Mientras los fabricantes de vehículos aplauden la decisión, la  International Road Union (IRU)  ha mostrado su preocupación   " por el riesgo muy real de un aumento de los  costes, sin ningún retorno y sin ninguna posibilidad realista de cambiar a los vehículos de cero emisiones en un futuro próximo”

El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado finalmente la propuesta del nuevo Régimen del Comercio de Emisiones (abreviadamente ETS2), con la inclusión del transporte comercial en 2024. Este  régimen  fue creado sobre la base del principio “el que contamina paga”. Las industrias englobadas en este sistema deben comprar un permiso de emisión por cada tonelada de CO2 que arrojen a la atmósfera, a modo de incentivo financiero. En un principio se dirigió específicamente a la industria,  limitando las emisiones de más de 10.000 instalaciones de elevado uso energético (centrales eléctricas y plantas industriales) y de las compañías aéreas que operan entre los 31 países en los que se aplica (los 28 países de la UE, más Islandia, Liechtenstein y Noruega).

Sin embargo ahora, se ha aprobado la ampliación del régimen para incluir el transporte marítimo y la creación de un sistema de comercio de derechos de emisión separado para los edificios y el transporte por carretera.

Esta decisión del Parlamento Europeo, ha  levantado críticas y alabanzas  desde diversos actores del sector del transporte por carretera. De una parte,   la posición del Parlamento Europeo se ha encontrado con las críticas por parte de lagunas de las asociaciones de transporte  como   la International Road Union (IRU), que ha mostrado su preocupación   " por el riesgo muy real de un aumento de los  costes, sin ningún retorno y sin ninguna posibilidad realista de cambiar a los vehículos de cero emisiones en un futuro próximo".  Para IRU,  “si la condición básica para el cambio a este tipo de vehículos - la disponibilidad de infraestructura de carga/repostaje - no está en su lugar, la UE no tiene ninguna justificación para un aumento inmediato de los impuestos y tasas sobre las emisiones de CO2 de los servicios de transporte comercial por carretera”.

IRU se ha mostrado partidaria de   una introducción gradual del ETS, “alineada con los desarrollos de la tecnología y la infraestructura de tarificación”, evitando  “la imposición/carga múltiple de las emisiones de CO2”, al tiempo que  llama  “a reinvertir los ingresos obtenidos del ETS para la carretera de nuevo en el sector del transporte por carretera para ayudar a su descarbonización  y a incluir tanto a los usuarios privados como a los comerciales de la carretera”.

De igual manera se ha posicionado la Asociación Europea de Transportes UETR que ha señalado “la UE tiene que priorizar de manera realista la aceleración del pleno desarrollo de la infraestructura de combustibles alternativos (AFIR) en primer lugar”, ya que “cualquier posible inclusión del transporte por carretera en el RCDE necesita como requisito previo esencial el pleno despliegue de dicha infraestructura en toda la UE”.

Desde esta organización también cuestionan el momento elegido, marcado por  el aumento insoportable de los precios de la energía en Europa, que  “ya está poniendo en peligro a las empresas de transporte por carretera, que desempeñan un papel vital en la entrega de mercancías a personas y empresas, por lo que no tenemos certeza de que se den las condiciones para crear un entorno propicio que garantice una transición exitosa a la economía verde a corto plazo”.

Los fabricantes de vehículos a favor

En el lado opuesto se han situado los fabricantes de camiones, que a través de  la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) celebra la decisión del Parlamento Europeo de incluir el transporte por carretera en el sistema de comercio de emisiones de la UE (EU ETS).

Su postura es clara: el ETS para el transporte por carretera, o ETS2, es una piedra angular del marco político para la descarbonización del transporte por carretera. "Por sí mismo no es una solución mágica que pueda sustituir a otras normativas. Sin embargo, sin él, no será posible alcanzar los niveles necesarios de reducción de CO2", ha declarado  el Director General de ACEA, Eric-Mark Huitema.

Los fabricantes de camiones  están convencidos de que "sólo veremos que los vehículos de propulsión alternativa llegan a las carreteras en gran número si el contenido de carbono de todos los vectores energéticos y las emisiones de CO2 tienen un precio adecuado".  Por lo que “un sistema de tarificación del carbono debería formar parte de un marco más amplio, que incluya una red de infraestructuras de recarga y repostaje.

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES