Los transportistas de portavehículos amenazan con un paro ante la "situación insostenible" que atraviesan

imagen

Dan un margen de 15 días a las empresas logísticas para  negociar  y proponen un documento con 8 propuesta, en el que la cláusula de revisión del precio en función del gasóleo se marca como línea roja.

Los transportistas de portavehículos llevan ya un tiempo dando la voz de alarma sobre la situación económica que atraviesan sus empresas, una situación que parece haber alcanzado un punto crítico y que ha llevado a la Asociación de empresas de Transporte Transportave a dar un ultimátum a las empresas logísticas del sector de portavehículos. Según la carta remitida por esta asociación a estas empresas,  “el sector ha agotado sus recursos, aumentado sus deudas en los últimos años, llegando al punto de no poder asumir esta situación ni un segundo más”.  Es por ello que han elaborado un documento  de negociación que, a su juicio “engloba lo necesario para reconducir la situación de este subsector, colocándolo en una  línea de sostenibilidad necesaria para el futuro.

Además, da un margen de 15 días para alcanzar un principio de acuerdo, alertando de que es la única manera de evitar el cese de actividad, que daría lugar a “contemplar escenarios distintos que, sin duda, pueden ser mucho perores para todos”.

Ocho puntos para negociar

El documento presentado por Transportave  contempla ocho medidas de carácter urgente, empezando por la Actualización de precios, considerada por la asociación como una “línea roja” de la negociación, mediante la  cual se pretende recuperar el poder  adquisitivo perdido durante el año 2021,  Para lo cual consideran  imprescindible incluir la cláusula de gasóleo más el porcentaje perdido

Otros puntos para negociar son:  

Seguro de mercancías: en referencia a clarificar las pólizas:  Coste, coberturas, cómo se valoran los daños, peritajes, control de la empresa, tiempos para  cargar, responsabilidad de  daños ajenos, como se articulan las reclamaciones, etc, etc.  

Kilómetros: necesidad de cobrar los km reales de las rutas, puesto que hoy no hay excusas para no poderlos verificar.

Contrato de trabajo: Necesario con transportistas profesionales, que proporcione una seguridad en la inversión. Mínimo 5 años para vehículos nuevos, seguido de periodos a  negociar año a año cada contrato aplicando las condiciones de trabajo de cada uno y adecuando a la normativa.

Fábricas, Campas y Concesionarios: Creación de un protocolo de actuación claro, por parte de la empresa logística para las que trabajan, que reúna las condiciones necesarias en cada uno de los complejos de trabajo.

Los transportistas denuncian que “ una cosa será cargar los vehículos en zona de carga donde estén todos juntos a pie de camión, y otra cosa muy distinta será buscar los coches en la campa y cada uno en su ubicación, con la consiguiente pérdida de tiempo”. En este punto piden establecer un precio, en función del tiempo necesario de realizar las operaciones de carga.

También es necesario crear un protocolo de carga donde se estipule que los vehículos serán revisados antes de realizar la carga, y no después, como se viene haciendo hasta ahora.

Paralizaciones: Reclamar las paralizaciones, tal y como está estipulado por ley.

Contacto permanente con los cargadores: Establecimiento de una mesa negociadora, donde se aborden todos y cada uno de los problemas. Establecimiento de una ronda de reuniones anuales, trimestrales, como mejor acordemos, que evite llegar a una situación como esta en el futuro.

Trato personal e instalaciones para la espera. Los transportistas denuncian que en muchos casos es un trato de prepotencia, que hay que corregir y no se puede tolerar.

En este sentido también piden  una dotación mínima en las  instalaciones (concesionarios, campas, fábricas etc…) de estancias adecuadas para realizar las esperas, “no como en la mayoría de ellas, en plena calle o en el camión, sin tener ningún miramiento por el conductor”.

Más información sobre transporte por carretera

 

Es necesario registrarse para comentar.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

SÍGUENOS EN REDES