La paralización de la producción de Adblue amenaza con desabastecimientos a partir de noviembre

imagen

Los principales productores europeos del aditivo Adblue necesario para moverse los coches, camiones y autobuses diésel más modernos  han paralizado  su producción por el brutal encarecimiento del precio del gas natural del cual se extrae.  

La práctica totalidad de las fábricas de producción de AdBlue en Europa han anunciado la paralización de su producción como consecuencia de los brutales incrementos de más de un 500% de los precios del gas natural en el último año, del cual se extrae el producto. De hecho, la principal planta de producción de este aditivo situada en España, perteneciente al Grupo Fertiberia, ya ha detenido su actividad en Octubre, con la previsión de reducir su producción en más de un 50% en las próximas semanas, lo que provocará un previsible encarecimiento del producto a corto plazo, incluso podría empezar a sufrirse el desabastecimiento  desde el próximo mes de noviembre.

Este aditivo es imprescindible para el funcionamiento de los motores Diesel en una buena parte de los camiones y autobuses fabricados a partir de 2009 y de los coches producidos a partir de 2015, para poder cumplir con la normativa europea sobre reducción en los niveles de emisiones  contaminantes a la atmosfera. Para ello, la mayoría de los fabricantes de automóviles optaron por la introducción en los motores de una tecnología que mezcla el gasóleo con una base de urea, denominada comercialmente Adblue, lo que permite una reducción de los óxidos de nitrógeno en un 50% y de las de partículas en un 75% respecto de lo que emitían los vehículos hace 20 años.

Este nuevo nubarrón viene a sumarse a  la alarmante subida en más de un 30% de los precios de los carburantes habida en el último año, y que previsiblemente seguirá incrementándose en los próximos meses.

Más información sobre Transporte por Carretera