REPORTAJE. Distribución Urbana de Mercancías: El reto de trabajar bajo restricciones

imagen

Es indudable que las ciudades se enfrentan a grandes retos a la hora de gestionar la congestión, la contaminación, las emisiones de CO2 y la armonía social, al tiempo que diseñar nuevos espacios urbanos, mejorar la movilidad y la funcionalidad económica. Y todo ello sin comprometer las cada vez mayores necesidades de abastecimiento de la población que vive en ellas, una población que crece a un ritmo vertiginoso y que tensiona de manera cada vez mayor la distribución urbana de mercancías.

Enfrentados a una ecuación cada vez más compleja, no en vano El 80% de la población mundial vive en núcleos urbanos, que es donde se generan más del 70% de las emisiones totales, más de 2.000 ciudades de todo el mundo, con más de mil millones de residentes, ya han aplicado o están considerando las restricciones de acceso. 

En España, sin ir mas lejos, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética obliga a que las ciudades creen Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) antes de 2023, una obligación que, de momento, solo afectará a las 149 ciudades de nuestro país que superan los 150.000 habitantes.

AECOC ha presentado, junto a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), un informe que analiza el camino recorrido por las ciudades para cumplir con la ley y sus principales apuestas para generar un modelo de movilidad urbana más digital y sostenible.

Según los datos del informe, en el que han participado las ciudades que deben cumplir la normativa, hoy hay solo un 9,4% de ciudades de más de 50.000 habitantes con ZBE habilitada, pero el 67,9% ya ha avanzado en esta dirección creando zonas de movilidad restringida. Así, más del 77% de los municipios han dado pasos hacia el cumplimiento de la ley y tan solo un el 22,6% no ha iniciado ninguna acción en este sentido.

De cara el futuro, nueve de cada diez ciudades tienen previsto crear una ZBE y, de hecho, el 62% ya está elaborando un calendario para restringir gradualmente el acceso de vehículos contaminantes a sus núcleos urbanos. A estos hay que sumar un 11% que ya tiene diseñado este calendario de restricciones a la movilidad.

Cada ciudad es un mundo

 Es obvio que cada ciudad tiene sus propios problemas a la hora de compatibilizar una habitabilidad de los entornos urbanos cada vez más presionada y las necesidades de abastecimiento que crecen día a día y que tienen su exponente más claro en la “explosión” que ha experimentado el e-commerce. 

En este sentido, el responsable de Smart Distribution de AECOC, José Carlos Espeso, cree que “los municipios tienen una gran predisposición a colaborar con las empresas para diseñar conjuntamente estrategias que favorezcan el cumplimiento de las normativas sobre sostenibilidad sin impactar en exceso la actividad empresarial en sus núcleos urbanos. Y  señala al mismo tiempo un elemento que se antoja fundamental: “la armonización de las leyes de acceso a los municipios resulta indispensable para evitar una multiplicidad legislativa que complicaría las operaciones de logística urbana, rompería con la necesaria unidad de mercado y afectaría a la competitividad empresarial”.

Según los datos de la encuesta entre empresas realizada por AECOC, el 61,5% de las compañías están a favor de la creación de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en los núcleos urbanos de las grandes ciudades, pero siempre que se haga bajo un mismo marco regulatorio y en colaboración con los actores de la logística urbana.

Sin embargo, el informe constata a la importancia que dan los municipios al mantenimiento de sus competencias en la regulación de la movilidad en el interior de sus municipios. Es por eso que seis de cada diez se declaran contrarios a cualquier iniciativa encaminada a unificar los criterios de acceso de vehículos en el conjunto de los municipios afectados por la normativa.

No parecen opinar lo mismo las empresas logísticas que realizan Distribución Urbana de Mercancías, ya que  según los datos de la encuesta entre empresas realizada por AECOC, el 61,5% de las compañías están a favor de la creación de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en los núcleos urbanos de las grandes ciudades, pero siempre que se haga bajo un mismo marco regulatorio y en colaboración con los actores de la logística urbana.

Marco normativo común

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) planteará pautas comunes para el acceso de vehículos a las ciudades españolas. Así lo ha afirmado la Secretaria General de Transporte del MITMA, María José Rallo, en el 2º Congreso AECOC de Smart Distribution. “Hay una petición clamorosa para crear un marco normativo homogéneo para las condiciones de acceso a los núcleos urbanos y a las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de los municipios, por lo que veremos qué se puede plantear en este sentido respetando el marco competencial de las ciudades”, ha declarado.

María José Rallo, Secretaria General de Transporte del MITMA.

En este mismo sentido, la Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), Valvanera María Ulargui, ha avanzado que ya se están creando estas pautas para unificar las normas de acceso. “Existen denominadores comunes para las ciudades, como el dimensionamiento de las ZBE o la gestión del transporte de mercancías y de última milla, que son necesarios para crear un ecosistema urbano que funcione”. Ulargui ha animado a las asociaciones y empresas a cooperar con la administración para avanzar en esta armonización normativa, remarcando también que “cada ciudad tiene sus peculiaridades”.

 

Estrategias municipales ante la DUM

Los responsables de movilidad y medio ambiente de los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Palma y Bilbao estuvieron presentes en el Congreso AECOC para dar a conocer las estrategias que están activando las grandes ciudades españolas en relación a la distribución urbana de mercancías y la creación de sus ZBE antes de 2023.

Entre las novedades anticipadas en el encuentro, Borja Carabante (Madrid), ha explicado que la ordenanza municipal de la capital excluye a los vehículos de distribución urbana de las restricciones de acceso al centro. “No queremos que la ZBE recaiga exclusivamente sobre las empresas y pequeños empresarios, que son los que hacen la distribución urbana”. Además, ha explicado que en las próximas semanas se anunciará un plan de ayudas para ayudar a las empresas a acometer la renovación de sus flotas de vehículos  a opciones más sostenibles.

La portavoz del ayuntamiento de Barcelona, Maite García, ha explicado que la capital catalana prioriza la utilización del subsuelo, el impulso de la distribución nocturna, el fomento de la micro distribución para mejorar la última milla y el desarrollo de más áreas de carga y descarga. Una estrategia en línea con la del Ayuntamiento de Valencia, que ha desarrollado un plan de sensorización  para monitorizar las zonas de carga y descarga y ha habilitado el uso de parkings en el centro de la ciudad como puntos de distribución para la última milla.

SABÍAS QUE...

Los cambios en los hábitos de consumo están repercutiendo en un significativo crecimiento del comercio electrónico, acompañado de una mayor exigencia en el tiempo de entrega de los productos. Como consecuencia de la pandemia, España experimentó en 2020 un aumento cercano al 45 % respecto al año anterior, representando 3.956 millones de Euros y superando por primera vez los niveles de crecimiento de otros países como Italia (36,9 %) o Reino Unido (32 %), según el análisis de Transport Intelligence.  

 
E-commerce: cambio de tendencia

El crecimiento del e-commerce ha sido uno de los cambios provocados por la pandemia más evidentes. Las empresas participantes en el evento han dado algunos datos que lo demuestran: Mango prevé cerrar 2021 con una facturación de venta online de 1.000 millones de euros en venta; Amazon cuenta ya con 1.300 pymes españolas que venden sus productos a través de su marketplace; y los datos de Veepee apuntan a que el 19% de las ventas globales de moda ya son online, mientras que el 59% de las marcas de moda ven en el digital su principal canal de distribución.

Este crecimiento también supone nuevos retos para la logística urbana. Para responder tanto a este incremento de la demanda como a las condiciones para la distribución urbana de mercancías, el responsable de operaciones de GLS en España, Juan Sandes, ha asegurado que, con la pandemia, las empresas de paquetería “han hecho transformaciones previstas para dentro de cuatro años en cuatro meses”.

Sandes ha asegurado que la sostenibilidad está en el centro de todas las operaciones de las empresas de entrega vinculadas con el e-commerce y ha reclamado un cambio cultural para seguir respondiendo a este modelo. “Las entregas en puntos de recogida dentro de las ciudades representan el 50% de las operaciones de e-commerce en Europa, el 80% en países del norte del continente y en España no pasa del 15%. Es una alternativa sostenible, porque es agrupada, y rentable, porque permite hacer una entrega y no diez, casa por casa”, ha argumentado.

Junto a la sostenibilidad, la tecnología está jugando un papel determinante para configurar el modelo de reparto del e-commerce. Así lo ha afirmado el director de ventas en España de Paack. “Nos apoyamos en los datos para asegurarnos que hacemos los mínimos quilómetros e intentos posibles en cada entrega”.

Asimismo, el director de Cadena de Suministro de AECOC, Alejandro Sánchez, ha destacado el rol transformador que está jugando el e-commerce, que considera que debe conjugar sostenibilidad y rentabilidad. “Cada día se entregan un millón y medio de paquetes y en la última milla las empresas se juegan entre el 14% y el 20% del coste del servicio. Es necesario trabajar en la optimización de rutas, la alta ocupación de los vehículos, el uso de transportes no contaminantes y la extensión tanto de redes urbanas de taquillas como de zonas de carga y descarga de alta rotación”.

RED DE MICROHUBS URBANOS

Grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza se enfrentan a problemas de congestión y contaminación que exigen soluciones sostenibles en torno al reparto de Última Milla o DUM (Distribución Urbana de Mercancías).

Ante este importante reto, el consorcio formado por el Clúster de Innovación para la Logística y el Transporte de Mercancías (CITET), el Centro Español de Logística (CEL), everis, Mensos y PiperLab, con la financiación del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para Agrupaciones Empresariales Innovadoras (AEI), ha desarrollado un nuevo modelo para la Distribución Urbana de Mercancías, con un triple objetivo: reducir la congestión y el impacto ambiental, mantener el servicio y la calidad en la distribución y validar su rentabilidad y sostenibilidad económica.  

La filosofía de la red, neutral, multicliente y multimercancía, se basa en un modelo de uso de los microhubs por transportistas y resto de operadores abierto y flexible, en función de sus necesidades. Sus usuarios podrán acceder a servicios de logística directa (recepción, clasificación y expedición), almacenaje, logística inversa (retornos y devoluciones) y servicios de reparto al punto de entrega. El modelo se complementa con otros servicios que contribuyen a reducir el impacto ambiental de las entregas y las entregas fallidas a cliente, como es el caso de la instalación de casilleros inteligentes (lockers).

 

Más información en Transporte Por Carretera.
 

 

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

OFERTAS DE EMPLEO

 

MERCADO V.O

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES