La FP podría ser clave para atraer a los jóvenes al transporte por carretera

imagen

La falta de personal para transportar mercancías, que algunas fuentes cifran en 15.000 conductores profesionales amenaza el funcionamiento de las cadenas de suministro, el comercio, la economía, el empleo y el bienestar de la sociedad

El Gobierno debe eliminar las barreras existentes en la Formación Profesional ya que desaniman a las nuevas generaciones a convertirse en conductores profesionales y, además, debe impulsar programas de ayuda para paliar esta acuciante falta de vocaciones en un sector - transporte de mercancías y pasajeros por carretera- clave para nuestra economía (representa el 5% del PIB y da trabajo directo a más de 520.000 personas). Estas son las principales conclusiones de la jornada ‘La Formación Profesionales de los Conductores Profesionales. Atracción de Talento al Transporte’, organizada ayer por la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), la Fundación Corell y AT Academia del Transportista.

En este sentido, el director ejecutivo de la Academia del Transportista, Luis Miguel Soto, ha destacado  lo complejo del itinerario de formación actual en el que tienen competencias  diferentes administraciones, empezando por la Dirección General de Tráfico a través de los permisos de conducir,  el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana con el CAP (Certificado de Aptitud Profesional) para conductores; y el ministerio de Educación y Formación Profesional a través de los certificados de profesionalidad y el grado medio de Técnico en Conducción de Vehículos de Transporte por Carretera.

Durante esta jornada, se ha puesto sobre la mesa la necesidad que tiene nuestro país de atraer a las nuevas generaciones hacia la profesión de conductor profesional, una carencia que ya se sitúa, según diversas fuentes en más de 15.000 conductores profesionales para cubrir la demanda del sector en el próximo lustro. Y todo ello, pese a que España lidera los datos del paro juvenil de la UE y la zona euro tras registrar en enero un 39,9% de desempleo entre los menores de 25 años.

Jaime Moreno García-Cano, director general de Transporte Terrestre del Ministerio de Transportes: "La formación debe adaptarse a las nuevas tendencias ya que el conductor desarrolla cada vez más labores multidisciplinares y también a las nuevas tecnologías para ganar en eficiencia".

Una paradoja que se explica por una multiplicidad de factores como el estancamiento salarial, las actuales condiciones laborales (muchas horas fueras de casa, horarios especiales, falta de áreas de descanso seguras y confortables), falta de flexibilidad por la exigente normativa del sector o el escaso reconocimiento social de la profesión, pero al que también se añade una compleja y costosa etapa formativa para acceder a la profesión.

Por su parte, Miguel Ángel Ochoa, presidente de la Fundación Corell, pone de manifiesto «la necesidad inminente de un plan de modernización que cuente con una coordinación fluida entre los ministerios de Transporte y Educación y la DGT para vencer las resistencias que ahora encuentran nuestros conductores y conductoras para acceder a la profesión».

Actualmente existen tres problemas fundamentales que reprimen las oportunidades de empleabilidad: la desactualización, la falta de atractivo para el colectivo de las mujeres y el escaso presupuesto. «Insistimos en un impulso de la igualdad de género para atraer a las mujeres a un sector donde actualmente solo ocupan el 2%, tanto en España como en la UE. También reivindicamos más fondos por parte del Ministerio de Transportes para la formación de estos profesionales ya que los 3,8 millones de euros actuales son insuficientes en un sector donde nos encontramos con una población conductora profesional envejeciendo y sin un relevo generacional», subraya Ochoa.

Para favorecer el acceso a la profesión a los 18 años, Luis Miguel Soto, CEO de AT Academia del Transportista, resume en cuatro acciones lo que los diferentes ministerios implicados deberían de llevar a cabo: «Eliminar el requisito de tener previamente  el permiso de conducir para obtener el Certificado de Profesionalidad (CP); convalidar la autorización CAP sin examen a los que finalicen el CP; crear una red capilar de centros que impartan FP de Conductores y, por último, facilitar la obtención del permiso de conducir en el ámbito de la FP al igual que ya sucede con las escuelas y organismos militares y con la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil”.

Más información sobre Transporte por carretera

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme