Inspección de transporte: el dumping social cobra protagonismo

dumping socialEl ministerio de Fomento ha presentado a las asociaciones nacionales de transportistas el Plan Nacional de Inspección para el sector del transporte por carretera para el año 2016 que recoge las actuaciones de control incluidas en el Plan a llevar a cabo el próximo año.

Dos cuestiones llaman poderosamente la atención al analizar los objetivos que se marcan los servicios de inspección del transporte. Por un lado, la constatación que hace el propio Ministerio del hecho de que existe una creciente actuación fraudulenta por parte de algunos conductores profesionales que utilizan tarjetas de conductor del tacógrafo que han sido dadas de baja por extravío, para poder duplicar sus tiempos máximos de conducción diario, al utilizar simultáneamente la tarjeta “extraviada” y la duplicada que le ha otorgado la Administración. Esta grave infracción podría tener una incidencia notable, teniendo en cuenta que en la actualidad existen en torno a 9.000 duplicados de tarjetas de conductor otorgadas en sustitución de las originales extraviadas, por lo que  se va a hacer una campaña intensiva de control de este tipo de actuaciones.  

dumping social1Por otro lado el Ministerio de Fomento intensificará el control sobre determinadas prácticas de competencia desleal en referencia a la contratación de conductores extranjeros. En este sentido cabe señalar que la Orden FOM 3399/-2002 de 20 de diciembre, establece un certificado de conductor para la realización de la actividad de transporte por carretera por parte de conductores de terceros países.

Tal certificado, debe ser solicitado por las empresas, debiendo acreditar el alta en Seguridad Social del conductor. No obstante con independencia del control que se lleve a cabo en carretera, es necesario hacer un seguimiento que demuestre que el conductor esté permanentemente dado de alta en la Seguridad Social y no es dado de baja inmediatamente después de haber conseguido el certificado.

Por ello los servicios de inspección ven necesario llevar a cabo actuaciones ante las empresas que dispongan de este tipo de conductores, con el fin de comprobar que los mismos se mantienen en alta en seguridad social.

A tal fin se ha llegado a un acuerdo con los órganos responsables de Seguridad Social, intercambiando registros que permitan comprobar esta circunstancia con mayor facilidad y en mayor volumen.

Asimismo se intensificará el control del transporte realizado por vehículos de menos de 3’5 toneladas, al detectarse un aumento considerable de irregularidades en este tipo de vehículos.

Otra de las novedades incluidas en este plan de inspección es el control por la utilización inadecuada de los tractores agrícolas para la realización de transporte público de forma irregular, que representa a todas luces una competencia desleal para el transporte de mercancías por carretera.

 


 

Competencia desleal y dumping social

 

Desde el ministerio también se aprecia una mayor sensibilidad hacia una de los problemas más acuciantes a los que se enfrentan los transportistas en nuestro país: la competencia desleal y el llamado dumping social realizado por determinadas empresas extranjeras. Para elevar el control sobre estas prácticas, se incrementará el control del transporte realizado por empresas transportistas residentes en otros países, ya sea de carácter internacional o interior (cabotaje). En especial, se controlará el cumplimiento del control de los tiempos de conducción y descanso, la correcta aplicación de la regulación del cabotaje así como en la colaboración con la Inspección de Trabajo del control del cumplimiento de las obligaciones laborales de los conductores de dichas empresas extranjeras.

 


2,7 millones de jornadas controladas

Por lo demás, las líneas de actuación para los servicios de inspección el próximo año inciden en aquellas infracciones recurrentes en nuestro país, y sobre las que se viene manteniendo un control reglado. Así, se llevará a cabo un control sobre la realización de servicios de transporte público, así como el ofertar como intermediarios servicios de transporte en diferentes medios, en ambos casos sin estar amparados en la correspondiente autorización.

Por otro lado, se realizará el control anual de los tiempos de conducción y descanso sobre la flota de 403.957 vehículos de transporte que en la actualidad están obligados a llevar tacógrafo. Dado que la Directiva europea 2006/22 impone a los Estados miembros la obligación de controlar al menos el 3% de las jornadas de trabajo, en el caso de las autoridades de inspección españolas significa revisar al menos 2.726.710 jornadas de trabajo de los conductores profesionales, de las que la mitad se deberán controlar en la sede de las empresas y la otra mitad en carretera.

Se hará un especial control sobre el posible uso fraudulento que se está llevando a cabo en la utilización del certificado de actividades por parte de algunas empresas transportistas.

Se comprobará que los conductores se encuentran correctamente dados de alta en la Seguridad Social en el epígrafe correspondiente, dando traslado en caso de que se detecten situaciones irregulares a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Se intensificarán los controles de las posibles manipulaciones en el tacógrafo o del limitador de velocidad en carretera. En el caso del tacógrafo, las principales manipulaciones que son detectadas corresponden a pequeños recorridos con velocidades muy cortas, por lo que se hará un mayor control en zonas como polígonos industriales y áreas metropolitanas de alto desarrollo industrial, entre otros. Conforme a la última reforma de la Ley de Seguridad Vial, dichas conductas infractoras no sólo son imputadas a la empresa transportistas sino también al conductor que va a bordo del vehículo, sancionándose con multa de hasta 500 euros.

Con objeto de aumentar la eficacia inspectora de los posibles excesos de peso, se llevarán a cabo dos controles de larga duración con la participación de la Administración del Estado y las Comunidades Autónomas. Se va a reforzar el control sobre el exceso de peso en dos ámbitos donde se ha detectado un mayor nivel infractor, en concreto, en el caso de los transportes en las zonas portuarias así como el transporte ligero realizado en furgonetas.

 


La duda sobre el certificado de actividades

España tipifica la ausencia de este documento como una infracción muy grave, al asimilarlo a la carencia a bordo del vehículo de las hojas registro de los tiempos de conducción y descanso, siendo sancionado con multa de 1001 euros. Sin embargo, según informaciones que ha adelantado Fenadismer, la Comisión Europea está a punto de publicar una nota informativa para su aplicación en todos los Estados miembro de la Unión Europea, y en especial a aque- llos países en los que está siendo sancionado como infracción, entre los que se encuentra España, en la que aclara  que “los Estados no deberían imponer el uso de este formulario (o cualquier otro formulario que atestigüe las actividades de los conductores cuando se encuentren fuera del vehículo” y en consecuencia, “no deberían penalizarse a los conductores por la ausencia de dicho documento”.

La nota informativa hace referencia  a la obligatoriedad de la utilización del “certificado de actividades”, documento regulado en la Directiva CE 2006/22, en cuyo artículo 11 establece que en ciertas situaciones cuando el conductor de un camión obligado a llevar tacógrafo se encuentra alejado del vehículo y, en consecuencia, dichos periodos de tiempo no pueden ser registrados en el aparato tacógrafo, debe hacer constar dicha situación en el referido documento. España sería uno de los países obligados a revisar su política sancionadora en este aspecto, ya que, en una nota informativa redactada por el Ministerio de Fomento se especifica que sí debe utilizarse para justificar el haber estado de baja por enfermedad, de vacaciones, de permiso o de descanso o bien haber conducido un vehículo exento de llevar tacógrafo o haber efectuado un trabajo distinto del de conducción. Por último, si debe hacerse uso del certificado, según la  interpretación española, cuando el conductor se encuentra en situación de disponibilidad,  entre los que se incluiría los períodos en que el conductor acompaña un vehículo transportado en trasbordador o tren, los períodos de espera en frontera, los causados por prohibiciones para circular o en caso de conducción de equipo el tiempo pasado junto al conductor o acostado en una litera. 

Más noticias sobre el sector del transporte.

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

MERCADO V.O

OFERTAS DE EMPLEO

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES