Leche Celta cede a la presión de los transportistas

celta autonomosEl sector gallego  ha denunciado la estrategia de grandes operadores de transportes,  que se ofrecen a los fabricantes  con descuentos del 10 o el 15% en el coste, pero luego subcontratan el trabajo con un autónomo, al que ni siquiera le pagan para cubrir el coste

Tras la denuncia del  sector gallego del transporte de mercancías por carretera, agrupados mayoritariamente en las federaciones Fetrama y Fegatramer, por lo que   consideran una agresiva política de precios por parte de algunos grandes operadores de transporte, que amenazan el negocio y las rutas de cientos de camioneros gallegos que trabajan para las industrias localizadas en la comunidad gallega la planta láctea Celta, de Lugo, ha cedido finalmente   a la presión de los transportistas, y decidió mantener el contrato de distribución con las empresas gallegas que lo cubrían hasta ahora.

Los trabajadores pertenecientes a las empresas distribuidoras habían iniciado  una  huelga indefinida para denunciar que esta firma pretendía rescindir el contrato con los transportistas gallegos para dárselo a un operador logístico "foráneo" que cobra tarifas por debajo de costes.

Ante esta amenaza  Leche Celta, perteneciente al grupo portugués Lactogal, llegó a un acuerdo con los representantes de las patronales de transporte, que rebaja sensiblemente las pretensiones de la lechera. En concreto, el acuerdo prevé que los transportistas gallegos aceptarán  reducir sus tarifas de transporte  un 1% por la caída del precio del combustible hasta que a finales de año se renegocie un nuevo contrato para el año que viene. Celta proponía reducir esos precios un 2% a corto plazo y un 8% adicional a medio, verdadero origen de la protesta.

Esta situación, denunciada  por las dos grandes federaciones de transporte gallegas, no afecta sólo a Leche Celta:  En principio, según informa la prensa local, son tres grandes fábricas de la comunidad, que generan un importante volumen de mercancías,  las que han decidido prescindir de los transportistas y cooperativistas gallegos que venían prestando su servicio para distribuir los repartos. Se trata de Begano, la embotelladora de Coca Cola, con sede en A Coruña; SGL Carbón, en Arteixo; y la citada Leche Celta, con plantas en Meira y Pontedeume.

Tanto Fetrama como Fegatramer  denuncian que se trata de una estrategia deliberada de tirar los precio, por parte de estos grandes operadores de transporte,  para arrasar el mercado, hacerse con él y luego subir las tarifas una vez eliminados pequeños y medianos competidores. En muchos casos, las grandes empresas de transporte y logística contratan el servicio con la nueva industria, pero no utilizan su flota. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en Begano, donde los antiguos transportistas pueden trabajar para el nuevo operador en el reparto de refrescos con precios un 22 % más baratos.

Más información sobre sector transporte de mercancías

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES