El kilometraje del vehículo deberá reflejarse en el permiso de circulación

manipulación del cuentakilometrosSe trata de una medida que algunas asociaciones solicitaban desde hace tiempo y que aumenta la vigilancia para evitar actos delictivos de trucaje de cuentakilómetros.

Desde el pasado día 15 de enero, el kilometraje del vehículo debe constar en el permiso de circulación. Hasta el momento, y desde el 1 de enero de 2013, el registro del kilometraje de los vehículos se realizaba en las estaciones de Inspección Técnica del Vehículo (ITV) y se trasladaba telemáticamente a la Dirección General de Tráfico (DGT) para que constara en el informe del automóvil. Con esta nueva medida, se concede mayor transparencia a la compraventa de vehículos de ocasión y contribuirá a luchar contra algunas prácticas aisladas relacionadas con el trucaje del cuentakilómetros", según Juan Antonio Sánchez Torres, Presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM).

Aunque con mucha menor incidencia en el segmento de los vehículos industriales, se trata de una práctica existente,  por fortuna no de forma  habitual ni extendida entre los vendedores de vehículos de segunda mano, pero que tiene un efecto negativo, creando mala imagen en el sector, y desconfianza en el comprador


 

La manipulación del cuentakilómetros supone una estafa penada con seis años de cárcel, además de una práctica que puede ser peligrosa en muchos sentidos, ya que el comprador no tendrá un conocimiento real de cuándo ha de realizar las pertinentes operaciones de mantenimiento poniendo en riesgo la seguridad de los ocupantes del habitáculo, y del resto de usuarios de la vía.

 


 

Efectivamente, no es fácil a simple vista comprobar si un cuentakilómetros ha sido manipulado, aunque su importancia a la hora de comprar un vehículo de ocasión es máxima, pues precio y edad van de la mano.

Un poco de atención, mucha vista y sentido común son, en muchas ocasiones suficientes argumentos para mostrarnos que algo “no encaja”, empezando por el propio habitáculo. El primer elemento que puede despertar nuestras sospechas es el asiento del conductor.

Desde esa privilegiada posición se puede revisar de un vistazo el desgaste del volante, el pomo del cambio de marchas, los botones de la consola central e, incluso, el propio asiento. ¿Desgaste de más? ¿Demasiado uso para la edad “oficial” del vehículo? Otros elementos que pueden delatar la verdadera antigüedad del vehículo son el tambor donde se inserta la llave tras el volante, por si éste tuviera cierta holgura, y los parasoles interiores si no encajan en su hueco.

Conviene no pasar por alto en  nuestro chequeo el maletero, que también puede aportarnos mucha información, entre otras el tipo de uso que se le ha dado al automóvil. La consultora AutoScout24 recomienda analizar el marco de acceso, sobre todo de la parte baja, y su interior, tanto la alfombrilla por si está muy desgastada y si los plásticos de las paredes laterales han recibido muchos impactos. Más difícil, por encontrarse en el vano motor, sería encontrar la centralita y percatarse si los plásticos y tornillos muestran haber sido manipulados.

 

Más noticias sobre el sector aquí.

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES