SEGURIDAD EN CARRETERA: Visión y conducción nocturna

conduccion nocturnaSalud laboral. En invierno aumentan las horas de conducción nocturna, manifestándose entre los conductores una pérdida natural de la calidad visual y algunas alteraciones visuales, como la miopía nocturna. Un problema que, según diversos estudios,  crean inseguridad al 43% de los conductores durante la noche.

Con la llegada del horario de invierno aumentan las horas de conducción nocturna, manifestándose entre los conductores una pérdida natural de la calidad visual y algunas alteraciones visuales, como la miopía nocturna. Según datos de la DGT, durante la noche se produce el 40% de las víctimas mortales por accidente de tráfico, a pesar de ser la franja horaria con menor intensidad circulatoria. La peligrosidad más alta se produce durante la noche, en carretera, siendo la tasa de fallecidos, en este tipo de vías, de 6,3 por cada 100 accidentes, frente a 1,6 fallecidos por cada 100 accidentes en zona urbana. Entre todos los factores de riesgo asociados a la conducción nocturna, se ha-cen presentes la pérdida natural de agudeza visual del conductor y la aparición de problemas oculares, como la miopía nocturna y la pérdida de sensibilidad al contraste, es decir la dificultad de distinguir una figura sobre un fon-do, como puede ser un pea- tón o un animal que invade la calzada. De hecho, en carretera durante la noche, se produce el 72% de los atropellos a peatones, y el 83% de los atropellos a animales.


Visión diurna y nocturna

El sistema visual humano está principalmente preparado pa-ra poder observar una gran cantidad de colores y detalles de los objetos durante el día. Esto es así, porque la retina dispone de tres tipos de conos diferentes hallándose una alta densidad de los mismos en la parte central de la misma, la fóvea. Comparándola con una cámara fotográfica digital, podemos decir, que la retina presenta una gran cantidad de “megapixels” en su zona foveal. Los conos, aunque nos proporcionan una gran información durante el día, tienen un umbral de detección limitado, es de-cir, necesitan una cierta cantidad de luz para que funcionen adecuadamente. Esto hace que durante la noche, donde, en principio, la luz existente debe tener niveles mucho más bajos que los diurnos, estos fotorreceptores no sean suficientemente sensibles y la estrategia seguida por nuestro sistema visual para poder apreciar los objetos sea muy diferente. La visión se realiza a través de otros fotorreceptores denominados bastones, que nos permiten apreciar luces mucho más tenues que durante el día.

Un riesgo evidente

Un Informe elaborado por RACE y la Fundación Alain Afflelou,  en el año 2012, analizaba  el sistema visual en condiciones de visión nocturna, así como la salud visual, hábitos al volante y percepción del riesgo de los conductores. Una de las conclu- siones de la encuesta, realizada a una muestra representativa de la población españo- la de conductores, indica que al 43% de los conductores no le resulta seguro conducir por la noche por pérdida de su capacidad visual.
Así mismo, el 32% de los conductores diagnosticados por problemas de visión (el 56% de la muestra estudiada) manifiesta tener serias dificultades visuales, especialmente durante la conducción nocturna. Entre los síntomas másfrecuentes que detectan es- tos conductores se encuentran la sensibilidad al deslumbramiento de otros vehículos y la visión borrosa.

En cuanto a la percepción del riesgo de los conductores, al 73% no le resultaba seguro conducir por la noche, frente a un 27% de conductores que sí le ofrece seguridad la conducción nocturna. La pérdida de capacidad visual aparece como el motivo de inseguridad más frecuente entre los primeros, y la poca intensidad de tráfico, como el motivo de seguridad más frecuente entre los segundos. El 10% de los conductores estudiados  (lo que significaría más de 2.500.000 del censo actual), afirmaba además ha-ber sufrido una grave situación de riesgo durante la noche por un problema relacionado con su visión. Entre las situaciones de riesgo más frecuentes se encuentran el riesgo de atropello a animales y peatones que invaden la calzada, el riesgo de colisión por alcance a un vehículo parado y el riesgo de no percibir la información de las señales de tráfico.


Alteraciones comunes

Del análisis del sistema visual durante la visión nocturna, se concluye que el ojo humano no está evolutivamente adaptado para este tipo de visión, dadas las altas diferencias de luminancias que se producen localmente en una escena de tráfico, por ejemplo, entre la luz artificial de los faros del vehículo y un peatón circulando por el borde de la calzada.  Por ejemplo, entre observar  los faros de un coche que se aproxima (con 50000 candelas) o fijarnos en una zona relativamente oscura  de la calzada (0.03 candelas), tenemos una relación de 16 millones a uno. Esos cambios tan altos y bruscos de luminancias no se dan ni mucho menos en condiciones de conducción diurnas donde las  diferencias en luminancia, normalmente encontradas, son como mucho de 100 a 1.

conduccion nocturna1

 

 

 

 

Agudeza visual

 

En España, las aptitudes psicofísicas requeridas para la obtención y prórroga del permiso o licencia de conducción están reguladas por el Reglamento General de Conductores, aprobado por el Real Decreto 818/2009, de 8 de Mayo, que ha sido modificado recientemente por la Orden PRE/2356/2010, de 3 Septiembre por la que se modifica el Anexo IV de dicho reglamento con el fin de incorporar a nuestro ordenamiento la Directiva 2009/113/CE.
La última modificación del Real Decreto viene a trasponer la legislación europea a la española, uno de los cambios afecta a la agudeza visual requerida para los conductores profesionales (GRUPO 2), dejándola menos restrictiva que la anterior legislación nacional, concretamente permitiendo la visión con una agudeza visual con o sin corrección óptica de, al menos, 0,8 y, al menos, 0,1 para el ojo con mejor agudeza y con peor agudeza respectivamente. Si se precisa corrección con gafas, la potencia de éstas no podrá exceder de + 8 dioptrías. En la anterior normativa se exigía 0,8 y 0,5 respectivamente. Teniendo en cuenta que durante la noche la agudeza visual disminuye, este nuevo criterio resulta más permisivo que el anterior.

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES