Más autovías y menos riesgo

180carreteras_openEl informe EuroRap, que mide el nivel de riesgo de la red de carreteras europea, y del que forma parte el RACE, confirma la evolución positiva de nuestra red viaria. En su última evaluación del año pasado,  se observa un descenso significativo de los tramos de riesgo, que disminuyen casi un 84%, coincidiendo con el paulatino incremento de kilómetros de vías de gran capacidad en las que el índice de accidentalidad es mucho menor.

El programa EuroRAP (European Road Assesment Program), del que es miembro el Real Automóvil Club de España - RACE, forma parte de un proyecto europeo llevado a cabo por clubes de automovilistas de toda Europa. Se inició internacionalmente en el año 2000, y los datos de la Red de Carreteras del Estado se introdujeron por primera vez en el año 2002, realizándose el análisis de los datos de accidentalidad del periodo 1999-2001.Actualmente, EuroRAP es un consorcio formado por la Comisión Europea, los clubes automovilísticos representados en la FIA Foundation, Toyota, AA Motoring Trust y la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles ACEA.

GRÁFICA DE RIESGO

180carreteras_1

180carreteras_3


El perfil de tramo con nivel de riesgo elevado correspondería a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones al mismo nivel y con una IMD (Intensidad Media Diaria) por debajo de 10.000 vehículos/día.

180carreteras_2

Con esta campaña EuroRAP 2012, el programa dispone de accidentes en las vías españolas desde el año 1999 hasta el 2011, por lo que existen suficientes datos para observar la evolución de los tramos más problemáticos, ver cuales experimentan una mayor mejora y comparar estos datos con las actuaciones que las administraciones correspondientes han realizado. 

Los resultados de esta última inspección nos dejan  unos datos que hablan de una progresiva mejoría, al menos en cuanto al riesgo de los tramos analizados. Así, del total de 24.350 kilómetros analizados, el informe del RACE alerta del riesgo que existe en 385 de estos kilómetros, pero destaca que en los últimos 4 años se han erradicado el 84% de tramos peligrosos.

Índice de riesgo
El programa europeo de evaluación del riesgo en la carretera, EuroRAP, en el que participa el RACE, analiza la peligrosidad de las vías teniendo en cuenta la evaluación de los siniestros durante tres años, su gravedad y su relación con las características de la vía. El resultado se estructura según un “Índice de Riesgo”, definido como el número de accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo por cada 1.000 millones de vehículos/kilómetro. Los datos se han distribuido entre autopistas y autovías, carreteras ordinarias y preferentes, que han sido categorizados en tramos de nivel de riesgo según su peligrosidad. En el trabajo se han considerado las vías con una IMD (Intensidad Media Diaria) por encima de los 2000 veh./día, lo que da una mayor precisión de resultados.
Al analizar cómo se distribuyen los tramos de la red en función del Índice de Riesgo, se observa que un 89,8% de los tramos presentan un riesgo bajo o medio-bajo, por tan sólo un 1,8% de los tramos que presentan un riesgo alto o medio-alto.
Con respecto al informe anterior, se observa una reducción en los tramos de riesgo alto y medio-alto, pasando del 4,7% al 1,8% de la actual campaña de evaluación de carreteras. En estos 33 tramos de riesgo, que representan un total de 386 kilómetros de carreteras, se producen cada año una media de 15 accidentes mortales y 58 graves, que provocan cada año 16 muertes y 80 heridos graves.  Paralelamente, aumentan del 34,2% al 39% el número de tramos con riesgo bajo, lo que también significa una mejora en la seguridad de nuestras vías.
Los tramos a destacar de mayor riesgo son la N-640 en Lugo, entre los Km. 36 y 57, con una Intensidad Media de Vehículos de 2.043, y la N-632 en Asturias, entre los Km. 53.4 y 65, con una Intensidad Media de Vehículos de 2.159. Es de destacar que en los últimos cuatro años se han erradicado 4 de cada 5 tramos de riesgo elevado, con una reducción del 83.6% en el número de kilómetros de carre- teras peligrosas, pasando de 2.350 km en 2008 a los 385 kilómetros del presente informe. Los kilómetros de máximo riesgo denominados como “Tramos negros” han tenido también una fuerte reducción, ya que mientras en 2008 se computaban 37 tramos catalogados como de máximo riesgo, para un total de 521 kilómetros, en 2012 el número de “tramos negros” se ha reducido hasta sólo 3, que suman un total de  34 kilómetros.  

Mas autovías y menos riesgo
En los últimos cuatro años, vemos como el número de kilómetros de autopistas y autovías se ha incrementado un 50%, pasando de 4.400 a 6.600 kms. en la actualidad. Se ha producido un elección por parte de los usuarios a utilizar este tipo de carreteras más seguras, reducién- dose el tráfico en las carreteras convencionales, hecho fundamental para conseguir reducir los accidentes mortales y graves en un 46%, pasando de 12.907 accidentes en 2008, a los 7.002 actuales.
Y es que al analizar cómo se distribuyen los tramos, en función del riesgo, por categoría de tráfico se observa que el mayor porcentaje de tramos negros (índice de riesgo alto) y rojos (índice de riesgo medio-alto) aparece en los rangos de intensidad media diaria inferior a 10.000 vehículos, disminuyendo el número de tramos peligrosos a medida que aumenta el tráfico.
De hecho, por encima de 20.000 vehículos al día no existen tramos que se consideren de Riesgo, y en las vías de alta capacidad existen solo tramos de riesgo bajo o medio bajo.
La separación de carriles mediante medianas, los cruces a distinto nivel, una mejor señalización e iluminación, y unos arcenes, zonas de escape y barreras de protección que evitan muchas de las tan temidas salidas de vía, hacen que las autopistas y autovías sean las vías más seguras, ya que se reduce la probabilidad de sufrir un accidente, y si se produce, las consecuencias del mismo serán menores.
La distribución de los tramos de la red en función de la tipología de intersecciones pone de manifiesto que las intersecciones al mismo nivel (las que normalmente están presentes en las carreteras convencionales) son las que tienen una distribución de riesgo más alto. De hecho, 4 de cada 5 tramos de Riesgo Elevado (Alto y Medio-alto) se encuentran en carreteras con intersecciones al mismo nivel.
Si atendemos a la distribución del riesgo en función de la tipología de calzadas que dichos tramos presentan, se observa que casi el 4% de los tramos de la red con una sola calzada tienen Índices de Riesgo Alto o Medio-alto, frente a menos del 1% de los tramos de dos calzadas.
También puede verse la influencia del desdoblamiento de la calzada sobre la accidentalidad en el hecho de que 9 de cada 10 tramos de Riesgo Elevado pertenecen a tramos de carretera de calzada única.
Tras este análisis, se puede concluir que el perfil de tramo con nivel de riesgo elevado correspondería a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones al mismo nivel y con una IMD por debajo de 10.000 vehículos/día (todos los tramos negros corresponden a carreteras con entre 2.000 y 10.000 vehículos día). 

180carreteras_5

180carreteras_4Motoristas en grave riesgo

En estos últimos años, aunque ha descendido el número total de accidentes, el peso de las motocicletas en el total de la accidentalidad mortal y grave se ha venido incrementando.Tanto es así que, desde el año 2003, se ha duplicado la representatividad del colectivo de motoristas en la accidentalidad, pasando de un 7,8% en 2003 a un 17,5% en el año 2012.El informe también refleja que la lesividad de los motoristas está más concentrada en tramos concretos de nuestras vías. En 20 tramos, de 451 kilómetros de longitud en total, se producen 192 accidentes, el 17,3% de los accidentes mortales y graves de motociclistas (casi 1 de cada cinco), frente al 9,7% de los resultados para la totalidad de los vehículos.Como características comunes en estos tramos de riesgo para las motocicletas podemos destacar que corresponden en general a carreteras convencionales, ubicadas en zonas de media montaña, con multitud de curvas y cambios de rasante, utilizados por el colectivo de motociclistas por el propio hecho del disfrute de la conducción especialmente en fines de semana. Con la mejora del firme, la colocación de sistemas de contención para motoristas, una mejora de la señalización, y un mayor control de la velocidad, se podrían reducir en estos tramos los siniestros graves o mortales del colectivo de la moto.

Artículos relacionados

 

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES