Yo también soy “Emprendedor”

emprenderdor autonomosenruta

A nuestros políticos se les sigue llenando la boca cuando hablan de los “emprendedores”, esa especie de casta de reciente aparición a la que todos quieren tener a su lado... de boquilla. Es fácil decir: “los emprendedores son un colectivo fundamental para nosotros”, “ juegan un papel esencial en nuestra economía” “si a los emprendedores les va bien a la economía  también” o... “vamos a apoyarlos con un plan de medidas urgentes”. Al final, la sensación que nos queda es que se trata como denunciaba recientemente UPTA de “tácticas electorales”.

Porque lo primero que hay que decir es que hay políticos para los que emprendedor tiene una connotación positiva, pero autónomo, no suena igual de bien. Sin embargo, le pese a quien le pese, todos los autónomos son emprendedores y eso deberían tenerlo en cuenta cuando se les llena la boca hablando del emprendimiento. Porque los autónomos, un colectivo que aporta más de 3,5 millones de trabajadores al sistema, sigue padeciendo un agravio comparativo a todos los niveles, con los trabajadores asalariados, en prestaciones, en tributación, en pensiones, en seguridad laboral.

Precisamente las quejas de UPTA iban a cuenta de las famosas “reformas urgentes” previstas para los autónomos, hará cerca de un año ya, pero que siguen extraviadas en los pasillos del Congreso. Y no hablamos de cambiar la vida de los autónomos, son sólo algunas medidas que pueden contribuir a que emprender no sea un tarea casi imposible, o que si el proyecto fracasa, no se convierta en una losa que nos arrastre para siempre.

Autónomos son también los transportistas. Muchos... casi la mitad de las empresas de este país son autónomos puros, con un solo vehículo. Nada de “híbridos” creados para disfrazar con la etiqueta de autónomo lo que simple y llanamente es explotación al estilo del siglo XIX, eso que ahora conocemos como “falsos autónomos”.

Esas cerca de 30.000 micro empresas sobre las que ahora pende la espada de los módulos, cuya reducción de la facturación máxima hasta los 75.000 euros les expulsa directamente de un régimen cuya simplicidad les permite, entre otras cosas, no tener que externalizar sus obligaciones fiscales.

Llama la atención que en un sector como el transporte, el más perjudicado por esta reducción de los módulos, y en el que este colectivo tiene tanta presencia, sólo una federación, FETRANSA, haya iniciado una campaña para intentar mantener a este colectivo en el régimen de módulos... o al menos, aportar propuestas alternativas que hagan menos traumática la salida. Si fuera transportista autónomo y perteneciera, ahora mismo, a una asociación de transporte, salvo honrosas excepciones, me sentiría muy incómodo... pero que mucho.


Espero como siempre vuestros comentarios

Artículos relacionados

Related Articles

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Advertisement

FACEBOOK LIKE