Transportistas autónomos... a las claras

camioneros autonomos autonomosenruta

Ni siquiera era un secreto a voces, pues desde el Ministerio de Fomento siempre (al menos desde el año 2000) se había deslizado la idea de que el sector del transporte por carretera no es competitivo, una crítica velada siempr ligada a la excesiva atomización de las empresas de transporte que operan en España. Un argumento que, a nuestro juicio, es retorcido, torticero, pues en realidad lo que se pretende decir es que las grandes empresas de este país no pueden competir con las “enormes” compañías que existen fuera de nuestro mercado, que, supuestamente, van a venir a España a “reventar” el mercado, porque son más competitivas.

 

Ahora ya hemos dado un paso más, traspasando una frontera que no debería haberse cruzado, al menos por un funcionario público, con responsabilidades en el área de transporte de mercancías. Y es que el señor director general de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento, Joaquín del Moral, ha sido muy claro al cargar contra los transportistas autónomos como el principal mal de la competitividad del sector. “Las empresas de transporte – declaraba Del Moral- deben crecer en tamaño y en músculo para ser más competitivas porque tenemos un mercado muy atomizado”. Competitividad y atomización como conceptos contrapuestos, como si sólo una empresa con más de 200 camiones pudiera ser competitiva.

Pero es que, además de ser poco menos que un “cáncer” para este sector, son unos aprovechados, que se han beneficiado de un sistema fiscal tan injusto como los módulos, para conseguir una ventaja competitiva frente al resto de empresas que tributan en el régimen general. Ahí no le falta razón, el sistema de módulos ofrece ciertas ventajas fiscales, que, por otro lado ya se han encargado sus clientes de “descontar” en sus negociaciones. Pero si hablamos de “ventajismo” habrá que mirar a todos los lados, pese a que Del moral haya pronunciado estas reflexiones en un foro como la Fundación Francisco Corell, con un público entregado a la causa y el discurso fácil. ¿O acaso no es igualmente ventajismo el que los operadores de transporte y grandes flotistas deslocalicen artificialmente una empresa en un país de Europa del Este, evadiendo impuestos y cotizaciones? Obviamente a estas prácticas sólo pueden acceder aquellos que tienen un “dimensionamiento” adecuado... ese que desean nuestras autoridades de transporte, y cuyo regalo para nuestro sector es acabar con las pequeñas empresas, y provocar un importante “agujero” en impuestos y cotizaciones. Una jugada maestra, señor director general de Transportes.

Pero el plan está en marcha, y se consumará el 1 de enero de 2018, cuando la inmensa mayoría de los transportistas autónomos tengan que dejar el sistema de módulos, con un incremento de la presión fiscal que Fetransa calcula en el entorno de los 15.000 euros anuales. Con unos costes directos (según el último Observatorio de Costes) de 122.000 euros), un autónomo con un solo camión debería tener una facturación por debajo de los 75.000 euros. Vamos, ciencia ficción. Se cumplirán así los deseos de Fomento que afirma que “siempre serán necesarios para que los operadores puedan dar respuesta a picos de demanda”. Gran papel el que reserva al 54% de las empresas de transporte que operan, a día de hoy, en nuestro país.


Espero como siempre vuestros comentarios

 

Artículos relacionados

Related Articles

 

Escribir un comentario

Advertisement

EMPLEO

  1. Oferta
  2. Demanda

FACEBOOK LIKE