44 toneladas: una negociación imposible

ovidio de la rosa

Hay cosas que una persona con un cargo público, que representa a un colectivo y que acumula una amplia experiencia en primera línea de fuego, constantemente expuesto a las críticas y a que sus declaraciones tengan una respuesta en la opinión pública... ni puede ni debe hacer.

Es extraño que una persona con las “tablas” de Ovidio de la Roza, que lleva varias décadas al frente del mundo asociativo, ahora presidiendo la mayor organización de transporte del país, convoque a los medios de comunicación para hablar sobre la actualidad del sector del transporte por carretera y se le “escape” admitir que es mejor negociar con los cargadores a que estos presionen a la Administración y esta acabe concediéndoles lo que quieren. La negociación a la que se refiere es, como no, la extensión del peso máximo hasta las 44 toneladas, una verdadera obsesión de los cargadores (llevan más de diez años percutiendo sobre el sector) y una línea roja para los transportistas que, al menos hasta ahora, no estaban dispuestos a cruzar al precio que fuera. De hecho, para no cruzar ese rubicón, llegaron incluso hasta a concederles los megacamiones de 25,25 mts…. un mal menor, pensaron nuestros representantes entonces, pero que está por ver el alcance de tan generoso regalo, sobre todo en términos de seguridad vial. Algo que no parece importarle a nadie (ni siquiera a la DGT) pese a las advertencias de quienes de verdad entienden de esto, como ASFARES.


No parece pues que se trate de un “desliz” del señor De la Roza.  Entonces, sólo cabe preguntarse : ¿no se habrá producido ya ese “intercambio de cromos”, a espaldas del resto de asociaciones  y jugando con los intereses de todo un sector, mientras el beneficio llegue a quién corresponde?. Sería muy grave.


 

No parece pues que se trate de un “desliz” del señor De la Roza. Entonces, sólo cabe preguntarse: ¿no se habrá producido ya ese “intercambio de cromos”, a espaldas del resto de asociaciones de transportistas y jugando con los intereses de todo un sector, mientras el beneficio llegue a quien corresponde?. Sería muy grave.

Todo el mundo, salvo obviamente los cargadores, coinciden en que el mayor beneficiado de este incremento de la competitividad serán fabricantes y distribuidores, que verán rebajado aún más su coste de transporte. Siendo optimistas estaría por ver cómo afectará a las cuentas de resultados de las empresas de transporte. ¿Una hipotética subida de precios? Perdonen que me ría, pero conociendo la catadura moral de nuestros cargadores es harto improbable, salvo para algunas grandes empresas de transporte capaces de negociar, no en igualdad de condiciones, pero sí de TÚ a tú.

En AECOC lo tienen claro: “la asociación no puede entrar en los precios que se fijen, ya que eso va contra las normas de libre competencia”, dicen. Entonces la pregunta es ¿qué cromos vamos a cambiar? ¿El cumplimiento de la Ley de morosidad? Si ni siquiera la Administración es capaz de hacer que se cumpla. ¿Los tenders? Pero si se están haciendo con todo el mercado gracias a este sistema de subastas encubiertas… ¿Los tiempos de espera en las operaciones de carga y descarga?. Esto no merece ni un comentario.

Esta negociación ya se rompió en noviembre ante la negativa de las asociaciones a “pasar por el aro” de las 44 toneladas. Si tres meses después la cosa ha dado un giro tan grande… quienes hayan cambiado de opinión tendrán que explicar muy bien esa mutación.


Espero como siempre vuestros comentarios

Haz clic aquí para ver más noticias sobre transporte de mercancías

Escribir un comentario

Advertisement

FACEBOOK LIKE