Bosch prueba furgonetas de pila de combustible de hidrógeno

imagen

Dos vehículos de demostración proporcionan datos detallados para el posterior desarrollo de este sistema de propulsión alternativa que, de momento arrojan Impresionantes resultados iniciales sobre autonomía y tiempos de repostaje.

Las furgonetas deben llevar mercancías rápidamente a su destino, utilizando idealmente un sistema de propulsión con cero emisiones locales. Pero cuanto más largo es el trayecto y más pesado es el vehículo, más rápidamente llega a sus límites la propulsión eléctrica basada en baterías. Y ahí es donde entran en juego los puntos fuertes de la pila de combustible. Bosch ha equipado dos furgonetas con esta tecnología y ha comenzado a probarlas en carretera.

 Los desarrolladores han podido utilizar componentes Bosch en casi todo el sistema de pila de combustible. Así, se utiliza un kit de pila de combustible formado por el stack, el módulo de alimentación de ánodo que incluye el inyector de gas hidrógeno y el ventilador de recirculación, la unidad de control electrónico, el compresor de aire eléctrico, los componentes para el sistema de almacenamiento del hidrógeno e, incluso, un gran número de sensores. La base técnica de ambos vehículos son furgonetas disponibles en el mercado que funcionan únicamente con energía eléctrica. Las baterías, incluidos los periféricos, han sido reemplazadas por la pila de combustible, cinco tanques de almacenamiento para un total de más de 10 kilogramos de hidrógeno y una batería de iones de litio más pequeña.

El socio en el proyecto es ABT eLine GmbH, que ha diseñado y transformado los vehículos junto con Bosch Engineering GmbH. Para ello, ha adaptado el sistema de refrigeración, el de control del vehículo y el sistema eléctrico. Bosch ha diseñado el sistema de pila de combustible, lo ha integrado en el vehículo junto con el sistema de almacenamiento de hidrógeno y ha desarrollado el sistema de control asociado. Después de las pruebas técnicas requeridas, los vehículos obtuvieron la aprobación oficial para uso en carretera.

El proyecto ya está proporcionando información importante: incluso con carga, los vehículos pueden conducirse hasta 540 kilómetros y se repostan por completo en seis minutos. Por lo tanto, en el futuro, la pila de combustible puede ser para los gestores de flotas un buen complemento a la propulsión eléctrica basada en batería, cuando las furgonetas tengan que cubrir distancias particularmente largas durante el día y regresar por la noche al centro de mantenimiento y almacenamiento.

Más información sobre furgonetas eléctricas