¿Qué es más rentable para el autónomo a la hora de elegir coche? Renting o Compra

imagen

A estas alturas de "partida" todos sabemos que la vida del autónomo es como el montaje de un puzle con millones de piezas realmente difíciles de encajar. Es por ello que resulta fundamental aprovechar todas las oportunidades que aparecen frente a nosotros para hacer la carga más llevadera. En este artículo os vamos a desgranar las diferencias entre compra y renting a la hora de lanzarnos a adquirir un nuevo vehículo para la empresa.

¿Pensando comprar coche para el trabajo?

La compra de coche era, al menos hasta ahora, la forma habitual de adquirir un vehículo para cualquier autónomo. Acudir al concesionario, acceder a x descuentos y pagar a tocateja o financiando con x intereses. No obstante, tanto si pagábamos en metálico como si dividíamos en cuotas, el desembolso siempre implicaba una cuantía inicial demasiado elevada. Y es aquí donde entra en juego la figura del renting.

¿Qué es el renting?

Para que nos entendamos, se entiende renting como un contrato de alquiler de larga duración sin derecho a compra. Además, y esta es otra de sus principales singularidades, las cuotas a pagar cada mes incluyen reparaciones, puesta a punto e incluso seguro.

Estadísticamente hablando, y la progresión ha sido exponencial durante los últimos años, el renting de vehículos para autónomos es una de las opciones más escogidas por gran parte de los autónomos de Canarias. No en vano, buena parte del tejido empresarial canario lo ha asimilado como una herramienta perfecta para facilitar el desarrollo de sus negocios.

¿Diferencias entre compra y renting?

Como ya hemos comentado unas líneas más atrás, la compra nos obliga a hacer un gran desembolso inicial. Por no mencionar la obligatoriedad de hacernos cargo de una serie de gastos ineludibles como el impuesto de circulación, matriculación, seguros, talleres, puesta a punto, etc... Y no solo se trata de una cuestión de dinero. Como suele decirse en el gremio, para un autónomo el tiempo es oro.

En contraposición, el renting no requiere una gran inversión inicial. Pudiendo acceder a uno o varios vehículos de una forma rápida y sencilla. Pero es que las ventajas no se quedan ahí, un contrato de renting de larga duración llega con el cartel de "todo incluido" bajo el brazo.


Algo que, por otro lado, incluye todos los impuestos del vehículo, el seguro a todo riesgo e incluso el mantenimiento periódico o las reparaciones oportunas en caso de ser necesarias. Incluyendo un coche de sustitución en caso de avería.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, optar por el renting es ahorrar. No en vano, las cuotas pueden deducirse sin problema en el IVA y en el IRPF en un 100% si el coche está vinculado por completo a la actividad del autónomo o un 50% para el resto. Por último, y aunque pueda parecer algo irrelevante, al menos a nivel contable, la satisfacción de estrenar coche nuevo cada pocos años no tiene precio.

Es hora de estrenar coche autónomo

En definitiva, y con estas líneas damos por concluso el artículo, el renting se está configurando como la opción preferida por los autónomos a la hora de adquirir un vehículo sin ningún tipo de quebradero de cabeza o gasto adicional. Algo que, por otro lado, todos los expertos indican que irá a más con el auge de los coches y furgones eléctricos.


Más información sobre furgonetas

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

SÍGUENOS EN REDES