El Ministerio de Transportes ha reducido a la mitad este presupuesto para el año 2023, pese a  a haber pactado con el CNTC, mantenerlo en 20 millones de euros

Sorpresa e indignación ha causado en el seno del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC)  el presupuesto que el Ministerio de Transportes va a dedicar el próximo año al Plan de ayudas a los transportistas de mayor edad y en situación de invalidez que anualmente otorga la Dirección General de Transporte Terrestre, que supone un recorte muy importante respecto del concedido este año 2022. Efectivamente, tras años de recortes sistemáticos de un presupuesto que se puso en marcha en la década de los 90 y que llegó a contar con 120 millones de euros en el año 2009, en el año 2022 el Ministerio de Transportes  pactó con las organizaciones de transporte duplicar la partida presupuestaria del año anterior, alcanzando los 20 millones de euros.  Además, el acuerdo se hacia extensivo por dos años,  de manera que para 2023, ya se había acordado un presupuesto de 20 millones de euros, y no  los 10 millones que figuran en las cuentas presentadas por Transportes.

 La reacción del Comité Nacional  no se ha hecho esperar, e instará a todos los Grupos Parlamentarios a que, durante la tramitación del proyecto de Ley de los Presupuestos, se incremente la partida presupuestaria destinada a tal fin social, al menos en importe similar al de este año, con el fin de posibilitar un retiro digno al mayor número posible de transportistas que en las actuales circunstancias más lo necesitan.

 

Recortes continuos

Este Plan de Ayudas al abandono de transportistas autónomos , que puso en marcha el Ministerio de Transportes en la década de los 90, se ha venido articulando como una medida de carácter social destinada a contribuir a la restructuración del sector del transporte por carretera, tanto de mercancías como de viajeros, lo que a lo largo de estos años ha posibilitado que miles de transportistas hayan podido abandonar el sector debido a su avanzada edad o estado de salud, como alternativa a la falta de regulación de la jubilación anticipada en le sector del transporte por carretera, pese a la reiterada demanda por parte tanto de las organizaciones empresariales como sindicales.

 Desde entonces, cada gobierno lo ha dotado con un presupuesto  diferente, en función de las circunstancias económicas y, sobre todo, de la implicación y compromiso del Ministro de Transportes de turno con el sector. Así fue especialmente significativo el Presupuesto para dicho Plan aprobado en el año 2009, con un total de 120 millones de euros, y que posibilitó que casi 2000 transportistas pudieran acogerse a dichas ayudas en plena crisis económica, aunque en los años posteriores el presupuesto destinado a dicho Plan ha presentado también importes destacados, como los 60 millones dedicados en 2010 o los 42 millones en 2011, pese a la situación económica que atravesaba el país en esos años.

Desde entonces, esta partida presupuestaria no ha hecho sino perder peso, hasta tocar fondo con los 10 millones de los años anteriores a 2022.

Más información sobre transporte por carretera