Prestación por desempleo para autónomos

prestacionesCerca del  50% de las solicitudes de prestación por cese de actividad presentadas por autónomos se deniegan. Es un dato que habla por sí sólo del fracaso de esta “conquista” del colectivo de trabajadores autónomos, tras muchos años solicitándolo, pero que, en la práctica, es prácticamente imposible beneficiarse de ella. Ahora, el Ejecutivo parece que toma nota y modificará los requisitos para acceder a esta prestación.

 

Ser autónomo y acceder a la prestación por cese de actividad –el equivalente a la prestación por desempleo de los asalariados– era poco más que imposible. Los trabajadores por cuenta propia cotizan para recibir esta ayuda si su negocio va mal desde noviembre de 2010, y pueden cobrarla desde ese mismo mes de 2011. Sin embargo, hasta la fecha, de los 600.000 autónomos que cotizan por esta contingencia, tan solo el 1% ha solicitado la prestación, es decir unos 6.000. Y de éstos, más del 80% recibieron un no por respuesta al no cumplir los requisitos y no pudieron cobrar la ayuda.

Hasta junio de este año del escaso número de solicitudes presentadas, tan sólo 3.789 trabajadores autónomos son los que entre enero y junio de este año han solicitado acceder a la prestación prevista para los casos de cese de actividad involuntario o desempleo de los autónomos, el 49,83% han sido ya denegadas, sólo un 31,62% se han aprobado y el 19% están pendientes o los interesados han desistido de ellas. Incluso en el segundo trimestre las denegaciones aumentaron en un 4,76%.

Para UPTA, “a pesar de las dificultades por las que atraviesan muchos autónomos por la falta de crédito y escasa actividad económica, este número tan pequeño de solici- tudes proviene de la falta de expectativa de llegar a conseguir esta prestación”. Desde esta organización afirman que las condiciones de prueba en los casos de dificultades económicas son muy difíciles de demostrar y las entidades gestoras, Mutuas, SEPE e Instituto Social de la Marina, deniegan la gran mayoría de solicitudes.

 

cuentas

Reacción del Gobierno

Ante tal despropósito y tras muchas reclamaciones de los autónomos, el Gobierno ha accedido a suavizar las condiciones con la nueva Ley de mutuas, actualmente en fase de tramitación parlamentaria, tras pasar por el Consejo de Ministros.

En la nueva redacción de la Ley se establece, en primer lugar, que el cese de actividad puede ser definitivo o temporal, pero siempre un carácter voluntario y comprenderá medidas de formación y orientación profesional dedicada a la promoción de la actividad emprendedora de estos trabajadores. Se produce aquí un equiparamiento con las condiciones a las que se acoge cualquier otro empleado por cuenta ajena cuando se encuentra en paro.

Como primer requisito fundamental para poder solicitar el cobro de las prestaciones el solicitante debe hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. El Ejecutivo, no obstante, ha dispuesto un periodo de gracia de 30 días naturales para abonar la cantidad adeudada con la Administración. Si cumple este requisito previo, el trabajador autónomo tendrá la posibilidad de poner fin a su actividad y acceder la ayuda si su causa se corresponde a un catálogo indicado en la nueva Ley de Mutuas, entre las que, al igual que venía sucediendo hasta ahora, la causa más común es entrar en pérdidas económicas. Sin embargo, aquí encontramos el primero de los cambios importantes, a partir de su entrada en vigor, habrá que justi- ficar que la merma económica es superior al 10% de los ingresos obtenidos en un año completo.

El cambio es importante pues hasta ahora había que declarar pérdidas del 20 % en dos años consecutivos o del 30 % en la última anualidad para justificar el acceso a la prestación Además, también es posible el cese de la actividad cuando hay ejecuciones judiciales derivadas del cobro de deudas que comporten al menos el 30% de los ingresos del año anterior, y cuando hay una declaración de concurso.

Por otra parte, también se posibilitará el cese de la actividad y el posterior acceso a las prestaciones si el correcto funcionamiento de la actividad se ve alterado por fuerza mayor, violencia de género o por divorcio que previamente haya sido resuelto en un juzgado.No cambia, sin embargo, la limitación impuesta al primer año de actividad de la empresa, es decir, no se aceptará la solicitud de ninguna empresa si ese ejercicio es el del inicio de la actividad.

cuadro money

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre el 2,2 y el 4% de cotización

Otra de las novedades que incluye la nueva Ley de Mutuas es la “cotización variable”, frente a porcentaje fijo que venía aplicándose hasta ahora. La ley de Presupuestos Generales del Estado fijará cada año el tipo de cotización aplicable a la base (promedio de las bases por las que se cotizó en los últimos doce meses), siendo el tipo no inferior al 2,2% ni superar el 4%. Un capítulo muy importante para el colectivo de transportistas autónomos, que suelen ( dentro de poco ya no) estar adscritos al régimen de módulos a efectos del IRPF, la nueva legislación también introducirá mejoras (todavía a expensas del desarrollo de la ley) para que los autónomos puedan demostrar un rendimiento negativo. Habrá que estar atentos a dicho desarrollo normativo, porque se trata de uno de los principales inconvenientes con que se han topado los trabajadores autónomos en régimen de módulos: se trata de un régimen basado en criterios de beneficios estimados, y la gran mayoría no lleva contabilidad, por lo que es prácticamente imposible demostrar que durante el ejercicio el rendimien- to ha sido negativo.

Mejoras para los TRADE

Los trabajadores autónomos económicamente dependientes (Trade), aquellos cuyos ingresos dependen en al menos en un 75 % de un solo pagador, también mejoran las condiciones para acceder al cobro del paro. Pese a su escaso registro desde que se habilitó la figura del TRADE (se estima que el número de inscritos no excede de 15.000) en algunas profesiones, en especial la del transporte su existencia real es bastante elevada.

A partir de la publicación de la Ley, aunque un autónomo que no esté registrado como Trade, podrá acceder a este tipo de prestación si demuestra que por lo menos el 90% de sus ingresos provienen de un solo cliente. Una vez demostrada su condición de TRADE, podrá justificar el cese de la actividad en varios supuestos, empezando por la finalización del contrato con el cliente, en aquellos casos de incumplimiento contractual grave, o si el cliente lo rescinde. Además, la Ley recoge que también podrá solicitarse en caso de incapacidad, fallecimiento o jubilación del cliente, que a efectos legales será asimilado al el cese de la actividad para el autónomo dependiente.

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

MERCADO V.O

OFERTAS DE EMPLEO

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES